viernes, 17 de febrero de 2017

La mejor decisión

Hace 5 años tomé la mejor decisión de mi vida.
No fue de un día para el otro. La idea, y sobre todo las ganas, venían macerando en mi cabeza desde hacía tiempo. Pero... siempre había un "pero".



En el 2009 nos fuimos con Martín 2 meses de viaje a Europa. Acostumbrados a los correspondientes 15 días de vacaciones, 60 eran muchísimo. Pero pasaron demasiado rápido y nos quedamos con ganas de más.
Al año redoblamos la apuesta, nos tomamos licencias en nuestros respectivos trabajos y nos fuimos 6 meses a seguir recorriendo Europa, algo de África y bastante de Asia. Tampoco fueron suficientes.

En alguna ruta por Israel.
Algo en nosotros había cambiado. Ya no se trataba de "cuánto tiempo" teníamos para viajar, sino de la "calidad de tiempo" que queríamos vivir.
Por aquel entonces, teníamos 2 o 3 trabajos cada uno. Y no nos disgustaban. Al contrario, estábamos agradecidos de poder hacer los que nos gustaba. Y, seguramente, más de una vez nos quejamos pero no cambiábamos nada ni nos lo replanteábamos.
Hasta que empezamos a viajar y descubrimos que otros -igual que nosotros- podían hacer de sus vidas un viaje. Y eso, justamente eso, era lo que nosotros deseábamos.


En el 2011 regresamos a Buenos Aires con un plan: Comprar una kombi para irnos de viaje. Un viaje sin fecha de regreso. Un viaje por nuestra Latinoamérica. Un viaje a la velocidad del paisaje.

Durante el transcurso de ese año, los "peros" fueron varios:

Pero...¿Si nos enfermamos?
Pero.. ¿Si nos cansamos de viajar o extrañamos y queremos volver?
Pero.. ¿Si al volver no conseguimos trabajo de lo que nos gusta?
Pero... ¿Si nos quedamos sin plata?
Pero... ¿Si nos roban?
Pero.. ¿Cómo será estar todo el tiempo juntos? ¿No nos pelearemos?
Pero...¿Si se rompe la kombi?
Pero... Queremos tener hijos. Y viajar y tener hijos es complicado. Entonces, ¿y si se nos pasa el tiempo?


Me faltaba poco para cumplir 38 años. Y la maternidad era todo un tema. Los 40 me tocaban los talones y sentía que la sociedad me marcaba que esa era la edad límite para ser madre. No me podía extender demasiado.

Durante el 2011 trabajé en un programa de radio que me gustaba mucho. Una de las secciones se llamaba "Momento de decisión" y consistía en entrevistar a diferentes personas que tomaron una decisión que les cambió por completo sus vidas.
Escuché todo tipo de historias. Me alimenté de esas historias. Y, en definitiva, creo que me inspiré en ellas para animarme a mi propio momento de decisión.

Hay una frase que me persigue y dice: "Preferible arrepentirse de lo que hiciste que de lo que no hiciste". Estaba convencida de eso pero... me faltaba pegar el salto.
Así que el 2011 fue un año de tomar carrera con los miedos y "peros" a cuestas.
Un año para empezar a confiar. Convencerme que los límites están en nuestras cabezas. Y sobre todo, aprender a escucharme.


Hace 5 años tomé la mejor decisión de mi vida.
Me subí a una kombi y me fui a demostrarme que sí podía.
El destino era México. Sin embargo, siempre supimos que lo que importaba era el viaje en sí, no a dónde llegáramos.
En el transcurso de estos años, la mayoría de esos "peros", que en algún momento nos dieron miedo, nos provocaron incertidumbre y nos hicieron dudar, fueron sucediendo:
Nos enfermamos. Nos robaron. Chocamos. Deseé volver. Me despedí de mis abuelos a la distancia. Nos cansamos. Extrañé. Lloré.

Mis abuelos. Siempre guiándome.
Y todo, absolutamente todo, fue necesario para hacernos más fuertes, más compañeros, para reafirmar que ésta es la vida que elegimos.
Hoy estamos acá. Mañana no sabemos. La búsqueda de la felicidad pasó a ser la felicidad de la búsqueda. No importa si optamos por ser nómadas o preferimos vivir en una casa. Intentamos vivir con intensidad. Procurando pensar con el corazón y sentir con la cabeza. Aventurarnos cada día.
Durante el recorrido el viaje se convirtió en la vida misma, con sus momentos buenos y malos. Y sabemos que todos son parte de un mismo camino.

A los 41 años quedé embarazada. Tuvimos a nuestra hija en México y éste país, que hace 5 años veíamos tan lejano, hoy es nuestro hogar.
Gaia nació en casa, un parto respetado, intenso y amoroso que prescindió de médicos, medicamentos y hospital y contó únicamente con la compañía de dos queridas parteras.


Por suerte nos enfermamos menos de lo que imaginamos.
Cuando nos robaron, buscamos soluciones, las encontramos y seguimos adelante.
Cruzamos todo Centroamérica con una kombi chocada: Un parabrisas de plástico, una ventanilla a la que no se le podía bajar el vidrio y un calor insoportable. Al llegar a México arreglamos a Huella y quedó más linda que antes.
Extrañé mucho: Mi casa, mi familia, mis amigos, la comodidad. Volví a elegir y opté por quedarme donde estaba y con lo que estaba haciendo, entendiendo que cuando tomamos decisiones hay algo que se gana y algo que se pierde y que siempre se puede volver a elegir.


Hay un deseo que pido cada año: Tener claridad para tomar buenas decisiones.
Hay algo que siempre agradezco: Ser una mujer auténtica, que se la juega y que puede.
Ese es mi contrato.
Cada tanto pierdo el eje y me olvido quién soy. Pero tengo la fortuna de reencontrarme.
Entonces, vuelvo a renovar mi compromiso. Ese mismo que hace 5 años me llevó a tomar la mejor decisión de mi vida.

¡Felices 5 años!
Esto recién empieza 



Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

8 comentarios:

  1. Felices 5 años amigxs! Esto recién comienza! Abrazos a lxs tres :)

    Camo y Gaby

    ResponderEliminar
  2. Hermosas palabras!!! :) buenas rutas <3

    ResponderEliminar
  3. Cada día más te admiro amiga. Tus palabras me mueven por dentro y tu ejemplo me hace temblar las patas. Je

    ResponderEliminar
  4. Qué hermoso!! Te felicito y los felicito !!! Inspiradorrr!!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Me gustaría conocer personas como ustedes, con ese espíritu aventurero! :D Felicitaciones a ustedes.

    ResponderEliminar
  6. Hola me encantó el reportaje que acabo de ver en la tele done los conocí les deceso lo mejor y me encantó la beba.

    ResponderEliminar
  7. Escuchar este tipo de relatos me hace vibrar el alma y llenar mis ojos de lagrimas.(felicidad por uds) y a la vez, convencerme de que mi viaje sera tan exitoso como el suyo! Se le quiere y les envio infinitas energias positivas! Exito en too.

    ResponderEliminar
  8. Bernardo Etchebarne28 de febrero de 2017, 20:40

    Hola!!!Gracias x la inspiración y felices 5 años!!!

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...