jueves, 14 de febrero de 2013

El amor en tiempos de viaje

Les confesamos que esta mañana, cuando nos despertamos, nos dimos un beso y nos dijimos buen día, como todos los días.
Claro, que andan diciendo por ahí que hoy es el Día de San Valentín y circulan declaraciones de amor y corazoncitos por todos lados, pero nosotros no creemos mucho en "los días de" aunque también sentimos que siempre es una buena ocasión "para".

El escritor y periodista estadounidense Mark Twain decía que "No hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él o ella".
Tanto como llegar a odiarlo no sé, pero seguro que es una gran prueba de amor estar junto a otra persona las 24 horas los 365 días del año durante 4 años seguidos.



Varias veces nos preguntaron cómo llevábamos esta convivencia full time; y confesamos que hay momentos en que caemos en la tentación de querer matar al otro o suplicar que desaparezca de tu vida en ese instante.

Ommmmm... 
Pero por suerte, esos ratos duran poco y suelen ser los menos. Hay algo que creemos debe ser condición para elegir un compañero/a de viaje y es que debe tener la capacidad de enojarse y desenojarse al minuto. ¡Y ni que hablar de irse a dormir enojados! En un viaje es fundamental estar bien descansados, así que no tiene sentido pasar una mala noche y por ende comenzar un mal día.


Muchas veces un buen abrazo es una gran solución. 
Sí, ya sé, “hablando se solucionan las cosas” parece una frase hecha, pero juramos que es así. Y más cuando estás de viaje y tenés que ponerte de acuerdo hasta si hoy se come arroz, fideos o sandwiches.
También es cierto que somos diferentes y muchas veces no vamos a coincidir en las elecciones, así que toca consensuar, pero siempre es clave saber qué le pasa al otro, qué siente, qué le gustaría, etcétera.



Aldana y Dino están juntos hace más de una década y desde el 2010 viajan compartiendo algo más que su proyecto Magia en el Camino. No tienen una fórmula para llevarse bien viajando pero hacen hincapié en el "respetar al otro". Entonces si un día uno tiene ganas de salir a caminar y a sacar fotos, y el otro tiene ganas de dormir o leer, así se hace. Hace más de 2 año nació Tahiel y ya empezaron a recorrer nuevos caminos en familia.


Aldana, Dino y Tahiel 
Marianela y Maxi son los amigos de Latinoamérica Sonríe, dos odontólogos que iniciaron su camino desde Argentina en enero del 2012, llegaron a México, se embarazaron en el camino y hoy están nuevamente junto a su pequeña Allegra en la provincia de San Juan . 
Ella es una experta en la cocina y a él le gusta ocuparse de Nenucho, su jeep (y casa). 
Entonces así se dividen las tareas, cada cual se ocupa de lo que más le gusta y de lo que mejor sabe hacer.
Porque en definitiva una de las cosas que más no seduce de salir de viaje es la libertad. No estar atados a ningún deber. 


Marianela, Maxi y Nenucho 
Julia y Aldo son otros amigos que viajan hace más de 4 años bajo el nombre de El Vuelo de la Golondrina. Nos cuentan que aprendieron a no esperar nada del otro. “Lo que hay que hacer, se hace y punto”. No existe eso de “como vos cocinaste, yo lavo los platos”. 
“Regular el ego” es fundamental, dice Aldo. “Respetar los tiempos y los espacios del otro”, agrega Julia. Y juntos repiten “ser compañeros” es la clave.


Julia y Aldo 
Y, como en la vida, en los viajes uno aprende.
Aprende a compartir, a confiar, a escuchar, a hablar, a consensuar, a respetar, a conocerse, a acompañarse y a descubrir que TODO LO QUE SE NECESITA ES AMOR.



Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

5 comentarios:

  1. No sé si les pasó a otros, pero cuando entro al blog me aparece un cuadro para ingresar una contraseña, y la referencia es "http://scriptabufarhan.googlecode.com"

    ResponderEliminar
  2. Uy que raro Jorge. Vamos a investigar. Gracias por avisarnos!

    ResponderEliminar
  3. Exactamente! Viajar juntos y no atados. A veces Andrea quiere dormir más y yo aprovecho para salir a caminar. La clave es siempre comunicarse (nunca guardarse nada) y confiar en el otro. No es lo mismo pasar 24/7 que 3 días a la semana. Ahí te das cuenta si es amor o no =) jaja. Saludos chicos!

    ResponderEliminar
  4. Lei y el post y pensé...que las mismas reglas se deben aplicar a la convivencia en una casa...cuantas más familias felices y con alegría diaria se lograrían.
    Encantada de seguirlos y leerlos ������

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...