miércoles, 16 de septiembre de 2015

Carta a mi hija que está por nacer

Muchas veces quise escribirte pero por alguna razón que desconozco no lo hice. Quizás todo lo que sentía te lo iba diciendo o intuía que vos lo ibas interpretando desde adentro mío.
Este es el último mes que nuestros corazones laten casi pegaditos, que compartimos envase, y no quiero dejar de decirte GRACIAS por estos 9 meses juntas.



Muchas veces te deseé, pero fue comiendo las 12 uvas de año nuevo que te solté al universo y ante una inmensa luna llena de febrero, en un círculo de lindas y desconocidas mujeres, pedí por vos.
Ya existías. Yo no lo sabía.

12 uvas y 1 deseo.
Dudé, tuve mucho miedo, y por momentos me olvidé de lo más importante: CONFIAR.
Un día te vimos por primera vez: 36 mm, 4 gramos y unas piernitas que, como tu corazón, se movían a puro galope.
Fuiste Gaia desde siempre: La Diosa de la Tierra.


Las hormonas se apoderaron de mi y lloré de felicidad pero también de incertidumbre. 
"Amor, confiá en que todo será como tenga que ser... tenés un ser creciendo dentro tuyo y lo único que podés hacer es ser feliz, darle amor y ella sentirá todo eso. Nada está en tus manos más allá de eso. Disfruta del HOY", fue el mensaje que me llegó desde la complicidad de tierras lejanas.


Y entre antojos salados, sueño impostergable y un olfato que traspasaba puertas y paredes, te mantuvimos en secreto para ser nuestra más linda sorpresa

En el medio soplé una velita frente al mar. Esta vez nos iluminaba la luna llena de abril. Fue un festejo íntimo con sabor a jugo de naranja exprimido. Vos fuiste mi regalo.


Con 4 meses y medio viajamos juntas a recibir abrazos a mi tierra, Argentina -la misma que, aunque nazcas mexicana, será siempre tuya-  y nos empachamos de dulce de leche, alfajores, helados, asados, mates, milanesas y besos.

La felicidad tiene sabor a helado.
Buenos Aires nos recibió con sol y dormimos en un sillón siestas de a 4. La suavidad de Mía nos acompañó haciendo contacto desde cualquier rincón. Cabemos apretaditos pero quisimos estar juntos.

Mía.
Una panza bien redonda crecía a medida que tu existencia dejaba de disimularse bajo amplias camisas, como si hubieses sabido cuándo era tiempo de dejar de permanecer oculta. 

Con los amigos de Hilando América, antes y después de viajar a Argentina.
Junio llegó con la confirmación de que Gaia es Gaia: 420 gramos de amor, 21 semanas de felicidad y, como siempre que te vemos, unas piernitas inquietas que no paran de moverse.

Vamos de acá para allá en colectivos, trenes, subtes. Agotamos almuerzos de pastel de papas, meriendas de chocotorta, cenas trasnochadas, charlas infinitas, recitales, círculos de amigas, secretos compartidos, y nos volvemos a México a empollarte.

Tu familia materna. 


Tus primos.
Algunas de tus tantas tías y tíos.
Empezas a hacerte notar con tus patadas y movimientos. Tenés hipo. Comienza -nuevamente- el peregrinaje noche tras noche al baño. El insomnio. Todas escenas que vaticinan las noches que vendrán, quizás. 


Nuestro hogar se tiñe de rosas y celestes heredados.
Retomamos yoga. Recibimos cariño y mimos en la panza.
Acortamos distancias con fotos de cómo vas creciendo.
Trazo mi tribu de mujeres-madres que me acompañan desde los 4 puntos cardinales del mapa mundial.
Armamos el nido.


Hoy empieza tu último mes en mi panza. Las últimas semanas de imaginar qué estamos tocando cuando te acariciamos a través de la panza.
Mientras lo pienso, se me llenan los ojos de lágrimas, un poco de melancolía, bastante de felicidad, mucho de agradecimiento.

Gracias Gaia por portarte bien y permitir que haya disfrutado de un embarazo saludable y hermoso.
Gracias Gaia por hacerme sentir linda, aún con 13 kilos de más.
Gracias Gaia por enseñarme a confiar.

Mi amiga Gaby me regaló esta postal días antes de saber que llegarías.

Ya nos estamos preparando para tu fiesta de bienvenida, que estará llena de musiquita que tus tías y tíos del mundo nos están mandando para recibirte. 
Por tus patadas y movimientos pareciera que querés salir a bailar ya, pero aguanta un ratito más, que octubre es un hermoso mes para celebrar (te).

Gracias Gaia por permitirme vivir esta experiencia maravillosa.
Te estamos esperando, tranquilos pero con muchas ganas.
Te quiero.

Tu mamá, Maru 



Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

20 comentarios:

  1. ¡Qué lindo!
    ¡Muchas felicidades y mucha suerte!

    ¡Abrazo grande hasta SanCris!

    ResponderEliminar
  2. Hermosa, muy hermosa carta!
    Me encanta el nombre.. Gaia pedacito de la Mamita Tierra.

    Los felicito y les deseo un Universo de cosas lindas en esta nueva etapa.
    Beso grande y buena vida. Magui!

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones por tan bellas palabras hacia Gaia. Que disfruten este tan hermoso regalo que nos da la vida. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Que linda carta!!! me emocione mal, espero con ansias llegar a Sancris para verla fuera de la panza.

    Saludos Amigos los queremos mucho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Camo! Seguramente Gaia también tendrá ganas de conocer al tío que le hizo las milanesas de garbanzos más ricas ❤
      Te queremos!

      Eliminar
  5. Qué hermoso!!!!!!
    Gaia hermosa, cómo te esperan.
    Que llegues muy bien!!!!
    Abrazote suave y de todo corazón <3

    ResponderEliminar
  6. Una hermosura infinita.
    Abrazo gigantísimo a los 3
    Ivanke

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bonito! Abrazos, dibujos y muchas sonrisas siempre.

      Eliminar
  7. Qué hermosura de sensaciones expresadas con letras. Felicitaciones a ambos. Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Ay Maru! Que emoción más grande... a través de mujeres como vos, que comparten sus sentimientos, miedos y alegrías, es que me voy haciendo una idea de por qué se le dice "dulce espera". Un beso enorme a los 3, de parte de los 4! 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bella! Gracias! Sí, la verdad es que Gaia me hizo muy dulce la espera. Otro besote para ustedes!

      Eliminar
  9. Querida Maru,
    No nos conocemos personalmente, pero los siento cerca desde hace tiempo a partir de seguir sus caminos en el blog y los programas de radio. Me gusta como escribís y me llega lo que escribís, tus posts dejan entrever lo linda persona que seguro sos. Desde que vi "La sorpresa" hace algunos meses (vi el video viviendo muy lejos de Argentina, además) estoy muy emocionada (con "Un viaje dentro del viaje" me había pasado lo mismo, lloro cada vez que los veo). Qué linda forma de transmitir amor! La Kombi Rutera se agranda y, como lectora, estoy feliz por ustedes! Les deseo lo mejor! Y que todo sea disfrute de acá en más, linda mamá! Besito para Gaia y abrazos para ustedes desde la Patagonia, Nati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nati. Que lindo lo que me decís, muchas gracias!
      Me alegra que a través de las palabras nos sientas cerca, es un poco el objetivo de comunicar: que quien nos escuche o nos lea, viaje con nosotros.
      Abrazos desde México hasta la bella Patagonia donde seguramente llegaremos de a 3 y ojalá nos podamos conocer!

      Maru y Martín

      Eliminar
  10. preciosa maru
    esperamos ansiosos a gaia desde itamambuca brasil
    un abrazo cariñoso maru
    gabi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabi! Se agranda la kombi, así que ya llegaremos a Itamambuca de a 3 para darte un gran abrazo!
      Más cariños para vos.

      Maru

      Eliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...