Un recreo en Uruguay

A mediados de septiembre del año pasado viajamos a Argentina.
Era la primera vez, después de 6 años, que decidíamos regresar a nuestro país por un tiempo más largo del que solemos ir de visita
La emoción por abrazarnos con la familia y los amigos, el volver a probar esos sabores que a la distancia son agua en la boca, reencontrarse con lugares donde caminamos gran parte de nuestras vidas, hacen de la vuelta algo mágico.


Pero con el paso de los días, la euforia por querer ver a todo el mundo y que todo el mundo te quiera ver se va desvaneciendo y empezas a caer en la cuenta que el único que estás de vacaciones sos vos y que el resto tiene que seguir con sus vidas, horarios y obligaciones.

También vas recordando que vivías en una gran ciudad como Buenos Aires donde las distancias son largas y para moverte de un punto a otro lo más probable es que tengas que hacer combinación de tren, colectivos y subtes, lo cual puede ser agotador no sólo por el tiempo que se pierde sino por las condiciones en las que se viaja.

Te desacostumbraste a las multitudes, a los bocinazos, a ver edificios en lugar de montañas, a que todo a tu alrededor gire de manera acelerada y, entonces, reflexionas sobre aquella frase que dice: "No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado para darte cuenta cuánto has cambiado tú". 

Fueron 6 meses en Buenos Aires y en el medio de ese ambiguo sentimiento que nos provocaba el estar junto a las personas amadas pero sin estar del todo cómodos en un lugar que ya no elegíamos para vivir, surgió una especie de recreo; un paseo en auto por Uruguay.
Y hacia allá nos escapamos.

Los paisajes que se ven al costado de los caminos uruguayos son un encanto.


Primer parada: Nueva Helvecia
En esa pequeña ciudad, a 60 kilómetros de Colonia, nos esperaban Cepi y Arpe para darnos la bienvenida a su casa de ensueño.
Nueva Helvecia también es conocida como Colonia Suiza debido a que sus primeros pobladores y fundadores provenían de Suiza.
Más allá de la tranquilidad que se siente al caminar por sus breves calles céntricas, recorrer las colinas verdes (similar al paisaje de la campiña suiza), nos regaló la calma y el aire puro que andábamos necesitando.



A menos de 15 minutos de Nueva Helvecia vimos este atardecer en la playa.

Segunda parada: Atlántida
Hace 5 años, Guillermo reconoció a la Kombi Rutera en el medio de una ruta de Colombia, nos hizo señas, frenamos, charlamos un rato y nos sacamos una foto.
Esta vez, nos reencontramos -previo aviso- en Atlántida y junto a su novia Laura nos recibieron en esta ciudad balnearia con amplias playas de arena blanca, bosques de pinos y eucaliptos y un doble arco iris que nos llenó de alegría.





Tercer parada: Punta Rubia
Queríamos conocer La Paloma pero llegamos en una época equivocada: Carnaval. Y fue imposible encontrar alojamiento.
Probamos quedarnos en La Pedrera (que está a 10 kilómetros) y también estaba lleno así que seguimos 2 kilómetros más y llegamos a Punta Rubia.
Calles de tierra, 2 kilómetros de playa casi desérticas, algunas pocas cabañitas, un cielo infinito e inmenso hicieron de Punta Rubia toda la belleza que admiramos.




Cuarta parada: Colonia.
Ir a Uruguay sin pasar por Colonia sería faltarle el respeto a uno de nuestros lugares favoritos en el mundo.
Caminar por ese pueblito empedrado, pintoresco y encantador siempre es una caricia y, aunque sea por 4 horas, vale la pena.




Nos hubiéramos quedado mucho más tiempo recorriendo Uruguay
El país vecino nos encanta, no sólo por sus lugares y paisajes sino por su gente amable y que vive a ritmo lento, quizás a una velocidad similar a la que nos acostumbramos a andar nosotros. 

Sólo fueron 10 días en Uruguay. Un recreo de atardeceres únicos, rutas que te permiten viajar más allá del camino, playas de postal, mates, helados y asados sin apuro, noches estrelladas, arco iris dobles, castillos de arena y piruetas en el mar.



Volveremos, Uruguay. Gracias por ser nuestro recreo de la ciudad de la furia.


Datos y qué hacer en Uruguay
*Es el país más pequeño de Sudamérica y tiene 3.200.000 habitantes.
*Tiene una costa marítima de más de 500 kilómetros, casi 200 km de río y más de 300 km de mar. 
* Los lugares más turísticos son: Colonia del Sacramento, Punta del Este, Montevideo y las playas del departamento de Rocha (La Paloma, La Pedrera, Punta del Diablo y Cabo Polonio).
* Uruguay es un país ideal para recorrer con vehículo, no sólo porque es chico, sino porque sus rutas son seguras, en buen estado y los paisajes que se observan por las ventanillas son encantadores. 
* Si viajas desde Argentina hay 3 fronteras terrestres para cruzar a Uruguay: Gualeguaychú-Fray Bentos, Colón-Paysandú y Concordia-Salto.
* También se puede cruzar desde Buenos Aires en ferry. Hay varias empresas que unen a través del Río de La Plata las ciudades de Buenos Aires y Colonia del Sacramento, con conexiones vía buses a Montevideo, Punta del Este y otras ciudades dentro del interior de Uruguay.Si alquilaste o tenés vehículo podés cruzarlo en la bodega del ferry.
* Si querés pasar un día (o varios) totalmente desconectado, Cabo Polonio es el sitio ideal. Se trata de un área natural protegida y parque nacional donde vive muy poca gente. Se llega únicamente con camionetas 4x4 o a caballo.
En Cabo Polonio no hay luz ni agua corriente (excepto mediante sistemas alternativos sustentables y amigables con el medio ambiente).
Este lugar mágico regala a sus visitantes las noches más estrelladas y las lunas más luminosas de la costa Uruguaya.
* Recorrer en bicicleta Colonia del Sacramento es muy divertido y te permite conocer esta ciudad mágica desde otra perspectiva.
Las bicicletas se pueden alquilar por día o por hora y hay varios circuitos interesantes para realizar.
Uruguay es un buen destino para los amantes de los deportes extremos. Algunas de las opciones son: 
  • Surf en Punta del Este. Sus playas son las más atractivas para los surfistas, tanto para practicantes profesionales como para quienes se inician.
  • Sandboarding en Valizas. Este balneario en el departamento de Rocha tiene dunas de más de 30 metros de altura donde se puede practicar sandboard con diferentes grados de dificultad.
  • Parapente en Punta Ballena. Este balneario en el departamento de Maldonado es el lugar preferido de los aventureros para volar en parapente. Hay varios operadores dedicados al parapentismo.
*Comerse un chivito uruguayo es casi obligatorio en éste país de Latinoamérica donde la producción ganadera es tan importante que el número de vacas supera casi cuatro veces el de su población. 
Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

6 comentarios:

  1. Excelente blog que da mucha informacion sobre viajes y turismo en Uruguai. Uruguai es un pais muy bueno para visitar y un dia voy a ver campos de este pais donde cultivan los campaneros.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más, es un placer leerte :)

    ResponderEliminar
  3. UN placer haber llegado hasta aquí. Hermosísima imagen

    ResponderEliminar
  4. Una vez más, es un placer leerte, me descubres mundos nuevos.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...