viernes, 10 de octubre de 2014

Belice: Fotografías de un país muy raro

"¿Cómo es Belice?" es una pregunta que nos suelen hacer frecuentemente con una mueca en la boca y ojos bien abiertos de asombro y duda.
"Raro" solemos decir a dúo. "Muy raro".



Belice es el segundo país más pequeño de Centroamérica (luego de El Salvador) y el que tiene menor cantidad de habitantes: mientras que en El Salvador viven viven 6.300.000 personas, en Belice sólo hay ¡330.000!
Durante los 5 días que lo recorrimos la sensación fue de andar por un país fantasma. No sólo porque en su calles no había nadie y nos parecía que éramos los únicos manejando en la ruta, sino porque a cada paso descubríamos un país completamente diferente a la Latinoamérica que venimos conociendo.

Calles de Belice.






Playas solitarias.

Ideal para dormir dentro de Huella y bajo una palmera.


Pero, precisamente, porque casi nadie elige a Belice como destino turístico, es que nos causaba gran curiosidad conocerlo.

Sólo una carretera -bastante irregular- atraviesa el país y conecta a Belice con Guatemala y México. Si quisiéramos podríamos atravesar el país en 4 horas pero decidimos ir a San Ignacio, la primer ciudad próxima a la frontera, y recorrer algunos lugares que nos habían recomendado: Dandriga, Hopkins, Orange Walk y Corozal.



Y apenas llegamos a la frontera nos topamos con la primer rareza: Belice es el único país de Latinoamérica cuyo idioma es el inglés. Sin embargo, no se trata del inglés norteamericano ni británico sino un inglés "criollohablado de una manera muy rara y bastante difícil de entender.

Uno de los pocos carteles con traducción al español. Como para que quede claro el mensaje, no?
Belice fue colonia inglesa hasta 1981 y su moneda, el dólar beliceño, aún lleva la imagen de la reina de Inglaterra. 
Dólar beliceño.
Sus construcciones también son estilo inglés: casas de madera pintadas de distintos colores, con porches en el frente, aunque un poco bastante más derruídas, desgastadas y descoloridas que las que uno conserva en el inconsciente popular de la campiña inglesa. La humedad en Belice se aspira hasta en las fachadas maltratadas de las edificaciones.



Estación de Policía.
Cuartel de Bomberos donde dormimos.
Belice tiene sólo 2 grandes ciudades: Belmopan (su capital) y Ciudad de Belice (su antigua capital). Excepto ambas urbes, se puede decir que el resto son pueblos. Y cuando uno se traslada de uno a otro aparece otra rareza: el paisaje se convierte en árboles, arbustos, plantas y demás vegetación, pudiendo contar con los dedos de un mano los automóviles que se nos cruzan, e incluso nos siguen sobrando dedos.
Rutas desiertas.
Su gente es amable y sobre todo muy alegre. Y, a diferencia del resto de los centroamericanos -que en su mayoría suelen esconderse de las fotos-, a los beliceños les encanta posar. Así que siempre teníamos nuestra cámara y accesorios listos para registrar sus sonrisas y buena onda.








Tercer rareza: En Belice viven muchos menonitas y uno siente que en cualquier momento se aparece Charles, Mary, Laura o cualquiera de los protagonistas de La Familia Ingalls. El gobierno de Belice permitió a los menonitas establecerse en varias regiones del país con sus costumbres y tradiciones y trabajar la agricultura y la ganadería.  
Es fácil de identificarlos porque se mueven en carros tirados por caballos, las mujeres visten largos vestidos floreados y pañuelos en la cabeza y los hombres llevan jardineros azules, camisas a cuadros y sombreros.
Se caracterizan por vivir como detenidos en el tiempo, ajenos a cualquier tipo de modernidad; 
sin televisión, teléfono, computadora y, en algunos casos, hasta sin luz eléctrica.

No sé por qué no le sacamos foto a los menonitas, pero les aseguro que son parecidos a la Familia Ingalls.
Pero mucho antes de los menonitas, éstas tierras estaban ocupadas por los Mayas. Dicen que en Belice se puede levantar una piedra y es probable encontrar alguna ruina maya. Oficialmente se pueden visitar 15 sitios arqueológicos. 

Cuarta rareza y el motivo por el que más nos seducía conocer Belice: La Cultura Garífuna. Se trata de un grupo étnico, descendientes de africanos y caribeños que llegaron como esclavos que trajeron los británicos cuando colonizaron el país y fueron poblando Belice, como también -aunque en menor cantidad-  la costa atlántica de Honduras, Nicaragua y Guatemala.


Los garífunas hablan inglés, español y garífuna. La lengua garífuna, junto con su danza y música, fueron proclamadas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.
Es un espectáculo en sí mismo verlos tocar y bailar, y no podés sentir otra cosa que felicidad al escucharlos. 
Así que durante nuestras noches en la playa de Hopkins bailamos y disfrutamos al ritmo de los "caribes negros", como también los suelen llamar.

Fiesta al ritmo de los Garífunas.


La fiesta sigue en la playa.



Los Garífunas también siguen a la Kombi Rutera :)
El 20 por ciento de la población de Belice es garífuna, el 50 por ciento mestiza (mezcla de españoles y mayas), otro 20 por ciento son criollos (descendientes de esclavos que llegaron a Belice y que en su mayoría son negros) y un 10 por ciento lo integran menonitas, indios, norteamericanos y chinos.

Tal vez a éste porcentaje de orientales se deba la quinta rareza: 
¡Los chinos tienen el monopolio de restaurantes, tiendas y supermercados de Belice! 
Así que si buscas la comida típica no vas a encontrar mucho más que "rice and beans" (arroz con frijoles cocinados con aceite de coco), pollo, alguna comida robada de los países vecinos -como tamales y burritos- y el plátano frito que preparan los garífunas.

Los más típico es la cerveza beliceña.
Por las calles se ven más camiones de Belikin que cualquier otro vehículo.
Belice es un país bastante caro comparado al resto de Centroamérica. Y lo más atractivo: sus arrecifes de coral y los cayos no son la excepción. Llegar a la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo tiene su costo, al igual que las lanchas que te llevan a los Cayos de San Pedro, Caulker y Tobacco, entre los lugares más paradisíacos que tiene el país.

Desde la costa de pueblos como Dandriga o Hopkins la playa es escasa y suele ser pantanosa y bastante forestada. Así que a lo sumo podemos conformarnos con dormir una buena siesta en alguna de las tantas hamacas sin dueño que cuelgan de palmera a palmera al borde del mar caribe y "dejar que nuestro espíritu aventurero nos empuje a seguir adelante y descubrir el mundo que nos rodea con sus rarezas y sus maravillas".

Debajo de esas palmeras y con el mar al costado, Belice puede seguir viéndose raro, pero también perfecto.
Si el post te gustó compartila en facebooktwitterenviala por mail o recomendala de boca en boca.

Si te interesa apoyar nuestro proyecto hace click acá.
Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

19 comentarios:

  1. Chicos, me encantaron las fotos. También anduve en Belice hace un tiempito y es más que interesante todo lo que hay para ver, abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir Fernanda!
      Sin dudas que es un país muy interesante!
      Besos

      Eliminar
  2. Muy bueno chicos! Siempre me resultó bastante curioso Belice, asi que gracias por las fotos y por contar un poco esas "rarezas" que tiene el país! Da la sensación de que es muy lindo y tranquilo como para recorrerlo.
    Un abrazo!

    @Comu_Agusc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Belice es un país de lo mas curioso!
      Así que si tenes la chance visitalo!
      Besos

      Eliminar
  3. Que lindo todo lo que relatan, que buena redaccion ! Felicitaciones por la travesia y gracias por compartirlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir y por el comentario!
      Besos grandes
      Maru y Martin

      Eliminar
  4. Muy bueno!!! Me leí toda la nota. No tenía ni la menor idea de casi nada. Que lugar tan particular!!! Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te haya gustado y que ahora conozcas más de Belice.
      Un beso Lu y gracias a vos por leer y escribir.
      Abrazos!

      Eliminar
  5. Me gustò mucho las fotos y la "rareza" de Belice... algun dia lo conocere con mi Kombi tambien. Jeje! Abrazos y espero futuras notas de lugares q sigan conociendo y disfrutando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Federico, gracias por escribir!
      Que bueno que te haya gustado!
      Ya nos cruzaremos con las kombis!
      Abrazos

      Eliminar
  6. En cuanto a seguridad cual es la opinion? Y el turismo como es el movimiento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la costa sin problema. Nos dijeron que lo mas complicado en cuantos a seguridad esta en Belice City, por eso nosotros no fuimos para alla.
      Turismo en temoprada alta hay, pero mas que nada en los cayos.

      Eliminar
  7. soy argentino, para entrar a belice se necesita visa.
    excelente viaje estan haceindo, los felicito.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nestor, como estas?
      No, no se necesita visa
      Abrazo

      Eliminar
  8. MUCHISIMAS GRACIAS.
    ESPERO QUE SIGAN MUY BIEN.
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  9. Qué buen post. No sabía mucho sobre Belice y me pareció muy interesante. Ganas de teletransportarme de acá a esa playa con palmeras ya :) Abrazos, chicos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Increíble! Un sueño de conocer Belice. Lindas fotos

    ResponderEliminar
  11. Excelente fotografía! Creo que faltó mencionar que por todas partes hay avisos de precaución por los cocodrilos.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...