viernes, 23 de agosto de 2013

Pequeñas cosas por las que amamos Guatemala

Podríamos amar Guatemala por sus mercados cargados de colores, sus vivas tradiciones indígenas, sus ancestrales ruinas mayas, su naturaleza: selva, volcanes, playas, lagunas, cataratas de aguas azules turquesas verdosas.




La amamos por todo eso, y si bien es un país que jamás vamos olvidar porque nos regaló muy buenos amigos y hermosos momentos, hay algunas cotidianeidades que ubican a este país en un lugarcito especial:

Tortillas
Mientras caminamos por la calle escuchamos aplausos. Vienen de la esquina, del interior de una casa, de una tienda, del restaurante o del comedor.
Si acabás de llegar podrías pensar que es un cálido gesto de bienvenida, pero no -aunque Martín se pasó los 45 días que estuvimos en Guatemala agradeciendo el recibimiento-.
En realidad ese palmoteo constante es el movimiento que hacen las mujeres cuando palmean entre sus manos las deliciosas tortillas guatemaltecas.



La costumbre de “tortear” en Guatemala es muy antigua y es un trabajo hecho por mujeres que desde muy pequeñas comienzan a ayudar a sus madres.


Pueden ser de maíz negro o maíz blanco, más finas o más gorditas, pero en este país se acostumbra a comer tortilla a toda hora y acompañan cualquier comida.

Maíz.
En los restaurantes o comedores se sirven calientes, envueltas dentro de una mantita de colores. También podemos comprarlas en las tortillerías, en los puestitos callejeros o a las señoras que llevan sus canastos repletos de tortillas sobre sus cabezas. En casi todos lados te venden 5 tortillas por 1 quetzal (0,10 centavos de dólar).

En Argentina solemos acompañar las comidas con pan, en Guatemala con tortillas. Nosotros acostumbramos rellenarlas con la guarnición que trae el plato del día: puede ser arroz, ensalada o aguacate. Lo guatemaltecos suelen ayudarse de la tortilla para empujar la comida, lógicamente después se la comen.



Para preparar la masa de la tortilla hay que cocer el grano de maíz con agua y cal, así el grano se separa de la cáscara. Cuando está cocido se lleva a moler y luego, con la harina del maíz, se prepara la masa que se divide en pequeñas porciones, se la palmea entre las manos hasta que queda una lámina de masa y por último se las cocina en una plancha llamada comal.

La cantidad de tortillas que estas mujeres hacen por día es una incógnita, ya que ninguna supo decirnos; pero aseguran que dentro de las fuentes tienen un quintal de masa para preparar cada día. Así que imaginen la cantidad incalculable de “aplausos” diarios de estas señoras y señoritas.
ÚNICAS.


Pacas
A los pocos días de llegar a Guatemala nos llamó la atención una serie de carteles que colgaban de varias tiendas anunciando “se abre paca”.


“Paca” es sinónimo de “paquete” y se trata de ropa, zapatos/zapatillas, juguetes, artículos para el hogar, electrónicos y electrodomésticos que llegan en vuelos 
desde Estados Unidos y se venden a precios muy baratos.
La particularidad de todos estos objetos es que son “usados”, aunque vienen tan bien seleccionados que aparentan ser nuevos (quizás muchos lo son, pero se venden como de segunda selección porque quedaron fuera de temporada).

Pacas de ropa.
Cualquier persona puede comprar una “paca” que son aproximadamente 1.500 prendas.
Pueden ser pacas de mujer, de hombre o mixtas (en el caso de la ropa) y uno no sabe qué traerá cada paca hasta abrirla.
Hay supermercados gigantes de pacas y también pequeños negocios.





Imagínense percheros y percheros de jeans, camisas, camperas... para todos los talles y gustos.
Los precios van variando a partir de que “se abre la paca”, o sea puede arrancar valiendo todo a 60 quetzales y a medida que pasan los días va bajando hasta llegar a conseguir todo (desde un jean hasta un par de medias, pasando por una campera de marca o una enorme manta tejida a crochet) por 15, 10, 5, 3 o ¡¡¡1 quetzal!!!!




El lugar por excelencia de pacas es la ciudad de Cobán, en el departamento de Alta Verapaz.
IMPERDIBLES.

Chocobananos
Fue el gran hallazgo que endulzó nuestros días en Guatemala.
Se trata de un banano congelado al que se le introduce un palito de madera y se baña en chocolate caliente. A veces también viene recubierto de maní, crispís o galletita oreo.




Con los días empezamos a descubrir que también existen variaciones como 
el chocofresa (frutillas/fresas bañadas de chocolate), chocopiña (trozos de ananá/piña bañados en chocolate), chocococo (trozos de coco bañados en chocolate) y lo mismo con papaya, sandía y la especialidad: el chocofruta (un pedazo de banano, otro de piña y un par de fresas).




Lo venden en varias tiendas, algunas señoras en la calle y también en heladerías y suelen costar entre 0,50 centavos de quetzal a 2 quetzales.
EXQUISITEZ.


Seguramente haya más razones por las que amar a Guatemala. Motivos para querer volver siempre y seguir descubriéndola.


♥ 
Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

8 comentarios:

  1. Qué rico!
    Maíz negro y tortillas,umn, rico, además muy barato. Y las bananas con chocolate. Voy tomando nota de todo!!!
    Un abrazo chicos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Super Rico Juan Manuel y lo mejor nutritivo y barato! El choco-banano es lo mejor que te puede pasar en la vida! jajaja
      Abrazo grande como siempre!
      Maru y Martin

      Eliminar
  2. No me imagino la felicidad de Martín comiendo chocobanano... Abrazos chicos

    ResponderEliminar
  3. Sí, imaginatela! Nos hicimos adictos! Otro abrazo Naty.

    ResponderEliminar
  4. No tenemos la suerte aún de visitar Guatemala, o en su defecto, Centroamérica, pero se antoja y mucho más con lo que mencionas y nos has mostrado. Saludos hasta La Riviera Maya, que la disfruten !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas un lugar unico e imperdible! Abrazos grandes!
      Maru y MArtin

      Eliminar
  5. Gracias por las buenas palabras y las buenas impresiones que se han llevado de mi país, me gustó su forma de hacer turismo pues les ha permitido conocer una parte más real del pueblo guatemalteco, y también espero poder conocer su país al que solo conozco por los relatos de Martín Fierro, Don Segundo Sombra, los tangos de Gardel, el Bandoneón de Troilo, y esas figuras imaginarias de la pampa en las coplas de don Atahualpa Yupanqui. un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola RAmiro, nos encanto Guatemala! Gracias por escribir y por tu hermosos comentario!
      Abrazo grande
      Maru y Martin

      Eliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...