sábado, 28 de julio de 2012

Hasta luego Perú!

"Sin expectativas" nos repetimos internamente a cada paso del viaje.
Y cuando uno empieza a imaginarse algo, aparece el otro para frenar cualquier intento de ir más allá y recordarnos que "sin expectativas, no hay decepciones" y que sino esperamos nada, es posible que el camino nos sorprenda mejorando, incluso, la versión de la ilusión.
Y así llegamos a Perú, un país que apenas te lo nombran, Machu Picchu se viene a tu cabeza. Pero Perú es mucho más que esta maravilla del mundo que sólo puede describirse con tus propios ojos.

Perú fueron 49 días cruzándonos con gente hospitalaria, amable, respetuosa, generosa. Desde el primer policía que "nos recibió" en la frontera, pasando por todos los que nos frenaban en la ruta para pedirnos los papeles del auto, siempre pero siempre nos preguntaban "si iba todo bien" y hasta algunos se le animaban a un mate. Gracias a "no esperar nada", Perú nos sorprendió con muchos amigos que nos abrieron las puertas a su país de par en par. Cruzamos de Sur a Norte y en cada rincón encontramos personas siempre dispuestas a ayudarnos, brindándonos su cariño, invitándonos a aquí y allá, enseñándonos y compartiendo. 

Pedro cuidó a Huella durante nuestros días en Lima.

Nuestra familia kombirutera de Perú.
Jamás olvidaremos nuestro paso por esta hermosa tierra repleta de paisajes tan diversos como su geografía, comidas exquisitas, descubrimientos arqueológicos que dan cuenta de su gran riqueza histórica y culturas ancestrales tan vigentes aún. 

Chicharrón de mariscos.

Pero ¿saben qué? la razón más importante por la que jamás olvidaremos este país es porque en los malos momentos, Perú salió a tendernos una mano, apoyarnos, acompañarnos, mimarnos, cuidarnos. Como ya saben, el robo es una anécdota, es lo que tuvo que ocurrir para conocer Perú de otra manera, y no nos referimos a la inseguridad (porque lamentablemente pasa en todos lados) sino porque fue en ese momento que nos hicieron sentir que no estábamos solos y que este país también es nuestro hogar, a donde vamos a querer regresar siempre.
Y recuerden que "la vida es eso que pasa mientras estamos ocupados haciendo planes".
En Máncora la casa de Yoli siempre será nuestra casa.
Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

2 comentarios:

  1. Que hermosas palabras en este articulo,me encanto.Sean siempre bienvenidos.
    Saludos
    Lidia Díaz Soriano

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Lidia!
    Nos encanto Perú y seguramente volvamos en otra oportunidad!
    Besos grande
    Maru y Martin

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...