jueves, 17 de mayo de 2012

Y nos fuimos pa' el Norte

Y así comenzó la temporada de empanadas, vino y amigos. 
Llegamos a Catamarca custodiados por Cris y Juancito, dos porteños totalmente locos que aprovecharon la Semana Santa para visitarnos y hacer casi la misma cantidad de kilómetros que nosotros acumulamos en más de 2 meses de viaje.  


Juan y Cris con la Kombi Rutera.
Así que disfrutamos de su compañía echados los cuatro durante un par de días  en las Termas de Fiambalá: 14 piletas con agua de la montaña que van desde los 36 a los 52 grados de temperatura.El complejo está a 14 kilómetros de la ciudad y pasar el día sale 10 pesos (una ganga) y también uno puede hospedarse en las cabañas o  acampar por 30 pesos la noche.







Y con las sobras de un riquísimo asado que nos regalaron nuestros amigos, seguimos por la Ruta 40 hacia Londres, que es el segundo pueblo habitado de la Argentina. 
Después de pasar una noche, continuamos hacia Tucumán. Estuvimos en Amaicha del Valle, que se jacta de tener 360 días de sol, pero a nosotros justo nos tocó uno de esos 5 de lluvia. 


Nos habían dicho que si nos tocaba un día de lluvia TODO era gratis (¿?)

Siguiendo la Ruta 40 visitamos las Ruinas de Quilmes, un pueblo que fue invadido, desarraigado y sometido por los conquistadores españoles. Un grupo de ellos fue trasladado forzosamente a la provincia de Buenos Aires, a donde hoy se conoce como la localidad de Quilmes.


Ruinas de Quilmes.
Atravesamos los hermosísimos Valles Calchaquíes hasta llegar a Salta, más precisamente a Cafayate. Lo primero que aparece cuando tocamos piso salteño son viñedos y más viñedos así que no dudamos cuál será el itinerario en Cafayate: bodegas y más bodegas (siempre y cuando la visita y degustación sea gratis, obvio).


En Cafayate dormimos en el camping del Sindicato Luz y Fuerza, donde estacionar a Huella nos costó 30 pesos. Estrenamos provincia comiendo una riquísima pizza a la parrilla, hasta que al día siguiente descubrimos el comedor "La Juanita" donde los precios son tan baratos que no vale la pena ni prender el calentador eléctrico.


Super dato si van a Cafayate: Comedor La Juanita.
Y recorriendo la plaza principal de Cafayate descubrimos esta promoción: 




Así que fuimos en un santiamén a Huella y nos pusimos a contar cuántas monedas nos quedaban de lo que ahorramos durante el 2011 en nuestro elefantito hindú. Y lo logramos! Nos lo llevamos:


Frutilla, limón y chocolate. No había mucha más opción.
De Cafayate nuevamente tomamos la Ruta 40 pasando por pueblitos tan pequeños como desconocidos,la mayoría de las casas están construidas en adobe y en la ruta hay carteles que indican "hospedaje rural". Vemos muchas ovejas, cabras, cactus y pimientos secándose al sol.




Y llegamos a Cachi de noche (algo que evitamos hacer) y nos encontramos con un pueblo semidesierto hasta que encontramos la iglesia y descubrimos que todos estaban en misa.


 Había gente escuchando al cura desde la puerta.

Cachi es un lugar de ensueño. De esos que se recorren en un día pero te querés quedar a vivir (bue no sé si tanto, pero es realmente lindo). Las dos noches dormimos en Huella, durante el día paseamos por cada una de sus callecitas y por la noche, antes de que cerrara la municipalidad, aprovechamos sus instalaciones para, por ejemplo, cocinar:



Atravesando la Recta de Tin Tin, una línea recta perfecta de 18 Km de extensión trazada a 3.000 msnm y  luego la Cuesta del Obispo, 30 kilómetros de un camino en zig zag donde descendimos 1000 metros (menos mal que bajamos porque la subida te la regalo), llegamos a Salta Capital donde nos esperaba nuestra amiga Valentina.


Recta Tin Tin.


Cuesta del Obispo.
Dormimos dos noches en el Hostal Los Cardones y una noche en Hostal Kusisa, comimos un guiso de lentejas riquísimo invitados por los hermanos de Valen, almorzamos junto a Lucía y Juan, dos nuevos amigos que viven en las afueras de la Capital, nos encontramos con Julieta, Fran,Nicolás y Manuel que nos hicieron una hermosa entrevista en su programa de radio "2 de frente", conocimos a Eduardo, un seguidor kombirutero de la primera hora y todos juntos compartimos una gran noche en La Casona del Molino desde donde hicimos el Programa número 8 de Radio Rutera.


Antes de irnos de Salta fuimos a la Fundación por Nuestros Niños Salta a dejar donaciones de medicamentos y ropa de niños, ya que es una salita donde van a atenderse muchos chicos con sus mamás y además hacen algunos talleres educativos con gente de barrios más necesitados.





Seguimos para San Salvador de Jujuy donde estuvimos un fin de semana en el Club Hostel Jujuy gracias a la buena onda de de Walter Mejide. En San Salvador Huella recibió varios mimos: cambio de aceite, filtro aire, pastillas de freno y revisión del tren delantero.  Aquí agradecemos a Sebas, quien nos contactó con gente que nos hizo todo casi gratis.
Junto con nuestra amiga Valen seguimos para Purmamarca, otro pueblito muy bello. Cada mañana al despertarnos en el hermosísimo Refugio de Coquena (y gracias a la generosidad de Esteban Aguero) nos maravillamos viendo el Cerro 7 Colores. 



Y finalmente se sumaron Cris y Oscar que vinieron de Buenos Aires para acompañarnos por el norte antes de cruzar a Bolivia. 
Además de pasear por el pueblo, subir a los cerros, mirar uno a uno los puestos con sus coloridos tejidos, fuimos al Salar Grande atravesando La Cuesta de Lipán.


Salar Grande.

Cuesta del Lipán.
Seguimos para Tilcara donde pasamos dos hermosos días en el Club Hostel Tilcara junto a Bea y Pablo, donde hasta hubo clases de cocina rápida, barata y fácil.


Ensalada de quinoa, tartas varias y salsa de tomate con crema y atún.
Hicimos caminatas varias y nos volvimos a encontrar con la Calle Sorpresa (¿se acuerdan que les hablé de ella casi al principio de nuestro viaje?).
Antes de despedirnos de Tilcara, llegó Walter, nuestro amigo de San Salvador que casi sin querer vino a despedirnos nuevamente.





Luego continuamos para Humahuaca, siempre con la compañía de Valen, Cris y Oscar. Conocimos a Soledad Torres, la hija de Jaime, quien nos invitó a pasar una noche en Casa del Tantanakuy. Estuvimos por el Hospital Belgrano donde dejamos ropa para niños y mujeres.

Sala de pediatría.
 
Seguimos a La Quiaca donde apolillamos de lo más lindo en El Apolillo, el hermoso hostel de Marcela, Simona y Javier. 



Fuimos a ver al padre Olmedo, quien nos bendijo nuevamente a Huella, y le dejamos más donaciones de ropa, juguetes y libros para la gente que vive en las poblaciones rurales cercanas a La Quiaca.


 
Y finalmente se acerca el cruce de frontera y llega la época de "hasta luegos" con quienes nos vinieron a hacer compañía durante el último tramo en Argentina. 
En Humahuaca saludamos a Valen y en La Quiaca a Cris y Oscar, pero para nuestra sorpresa la última noche antes de irnos a Bolivia cayeron Cris y Santi (¿se acuerdan del amigo loco que había hecho 4.000 kilómetros en Semana Santa para encontrase con la Kombi Rutera en Chilecito?),  así que nos invitaron la última cena:


Bife de chorizo con papas fritas, tortilla española y milanesa con puré.

Pasada la 1 de la madrugada (y con un frío imposible)  fuimos juntos a donde termina la Ruta 40 a sacarnos la infaltable foto:




Y así llegó el 3 de mayo, día en que nos despedimos de Argentina hasta vaya a saber cuándo, hicimos el Programa número 9 de Radio Rutera antes de cruzar la frontera de Villazón y junto a Federica, una chiza suiza que se sumó a viajar en Huella hasta Tupiza, le damos la bienvenida a Bolivia y nos preparamos a recorrer un nuevo país.


Cruzando la frontera La Quiaca-Villazón.
GRACIAS a todos los que hicieron que estos 76 días recorriendo nuestro país hayan sido tan lindos!
Acordate de suscribirte así recibís todas las actualizaciones en tu mail.

Ingresa tu correo electrónico:

Recorda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

1 comentario:

  1. Chicos!!! qué lindo leerlos!! me emociono de pensar en esos paisajes espectaculares que ya disfrutaron y de los que van a disfrutar!! de pensar en toda la gente hermosa que se cruzaron en el camino y de toda la que se van a cruzar!! de pensar en todas las cosas ricas que comieron y en las que van a probar!! y me emociona que estén cumpliendo este hermoso sueño! Un placer haberlos conocido! y ojalá nos crucemos en el camino! aunque sea en unos cuantos meses....
    les mandamos un beso grande y que siga la MAGIA en el camino!!
    besos y abrazos viajeros y amigos!
    saludos a huella!!
    Aldana y Dino
    www.magiaenelcamino.com.ar

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...